«Description de la médicalisation des bébés intersexes en France» / «Descripción de la medicalización de les bebés intersex en Francia». Témoignages et savoirs intersexes (14 novembre, 2019)

Esta imagen no pertenece al texto publicado

Publicamos el artículo de Tsi Leblog (Lou): «Description de la médicalisation des bébés intersexes en France» / «Descripción de la medicalización de les bebés intersex en Francia«, publicado en el sitio web Témoignages et Savoirs Intersexes el 14 de noviembre de 2019.

Agradecemos a Tsi Leblog (Lou), su autor y a cargo de este necesario sitio web, el permiso de traducir el artículo del francés en que fue escrito, a la lengua española, produciendo así, una publicación bilingüe.

Es contra esta medicalización, como la que denuncia este texto, contra la que luchamos y en contra de la que nuestro activismo intersex da batalla. Pues las mutilaciones genitales quirúrgicas y procedimientos de protocolo hormonal en les bebés y niñes intersex, que sólo son variación sexuales de los promedios estadísticos normativos binarios, son bebés y niñes y personas sanas, y tales acciones biopsicomédicas determinan en sus cuerpos mutilados y plenos de hormonas, problemas de salud, de relaciones sociales y psicológicos, y que producen experiencias de exclusiones, a partir de lo que he de llamar crímenes de lesa humanidad sobre nosotres: personas intersex que lo hemos padecido.

Al finalizar la traducción en español, encontrarán el enlace a su original en francés, cliqueando sobre la imagen allí insertada.

Derechos Humanos Intersex

Nous avons publié l’article de Tsi Leblog (Lou): «Description de la médicalisation des bébés intersexes en France» / «Descripción de la medicalización de les bebés intersex en Francia«, publié sur le site web Témoignages et Savoirs Intersexes le 14 novembre 2019.

Grâce à Tsi leblog (Lou), son auteur et en charge de ce site très nécessaire, la permission de traduire l’article du français dans lequel il a été écrit, en langue espagnole, en produisant ainsi une publication bilingue. Car les mutilations génitales chirurgicales et les procédures de protocole hormonal chez les bébés et les enfants intersexes, qui ne naissent qu’avec une variation sexuelle des moyennes statistiques normatives binaires, ce sont des bébés et des enfants et des personnes en bonne santé, et ces actions biopsychomédicales

C’est contre cette médicalisation, comme celle que dénonce ce texte, contre laquelle nous luttons et contre laquelle notre activisme se bat. Car les mutilations génitales chirurgicales et les procédures de protocole hormonal chez les bébés et les enfants intersexes, qui ne sont que des variations sexuelles des moyennes statistiques normatives binaires, sont des bébés et des enfants et des personnes en bonne santé, et de telles actions biopsychomédicales déterminent dans leurs corps mutilés et pleins d’hormones, problèmes de santé, de relations sociales et psychologiques, et qui produisent des expériences d’exclusions, à partir de ce que je dois appeler crimes contre l’humanité sur nous: personnes intersexes que nous l’avons souffert.

À la fin de la traduction en espagnol, vous trouverez le lien vers votre original en français, en cliquant sur l’image qui y est insérée.

Derechos Humanos Intersex

Descripción de la medicalización de les bebés intersex en Francia

Artículo basado en «Enquête ethnographique sur une prise en charge hormono-chirurgicale de nouveau-né-e-s intersexué-e-s dans une grande ville de France», por Constance Lasaygues y «Corps en tous genre –La dualité des sexes à l’épreuve de la science» por Anne Fausto-Sterling.

Desde 2006 existe en Francia un «Centro Nacional de Referencia Médico Quirúrgico de Enfermedades Raras del Desarrollo y de la Diferenciación Sexual», reconocido como «polo de excelencia científico y clínico». Este centro, paralelamente al cual deben estar preparados «centros de competencia» regionales, tiene por objeto desarrollar un método de atención médica de las llamadas Anomalías del Desarrollo Sexual que pueda servir de referencia a nivel nacional. En general, se recomienda el tratamiento endócrino-quirúrgico precoz.

I) ACTUAL PROTOCOLO EN FRANCIA

Estas son las diferentes etapas típicas de una «atención» tal como se establece al nacer un recién nacide intersex, hoy día, en Francia.

1) Una primera etapa de la atención corresponde a una fase que podría calificarse de «descubrimiento» : al nacer le niñe, los profesionales de la salud detectan una «anomalía» a nivel de los órganos genitales externos no correspondiendo exactamente a aquellos reconocidos como «femeninos», o aquellos reconocidos como «masculinos». Le recién nacide es trasladado de urgencia, y de manera sistemática, al hospital pediátrico referencia a nivel regional.

2) Una segunda etapa consiste, entonces, en suspender la inscripción del sexo en el registro civil. La ley obliga a declarar el sexo y el nombre de pila del recién nacide dentro de los tres días siguientes al nacimiento. Cuando se detecta una anomalía en el desarrollo sexual, un certificado médico permite suspender la declaración del sexo durante tres semanas.

3) Al mismo tiempo, los médicos se comprometen a una «investigación diagnóstica», durante la cual se realizan exámenes. Sistemáticamente, se toman muestras de sangre y extracción de tejidos son efectuadas en el recién nacide, y las muestras enviadas a un laboratorio de análisis médico, que enviará los resultados de los niveles de hormonas y el cariotipo. También a menudo suele programarse una ecografía para visualizar los órganos internos del recién nacide.

4) Posteriormente, los endocrinólogos y los cirujanos, se ponen de acuerdo. Se trata para ellos de tomar una decisión concerniente a la elección del sexo: los médicos plantean un «diagnóstico» a partir de los elementos dados por los diversos exámenes, y establecen un «pronóstico» en consecuencia.

5) Sigue la fase correspondiente del anuncio a los padres por el cirujano o el endocrinólogo. El «Consenso de Chicago» (2005) recomienda a los profesionales cambiar de vocabulario cuando se dirigen a les padres. Los términos utilizados hasta ahora (intersexualidad, seudohermafroditismo, ambigüedad, por ejemplo) deben eliminarse. Estos antiguos términos se han transformado en «malformaciones». «Se habla más bien de malformaciones y se explica, es decir, la gente sabe que la malformación se corrige.» Es frecuente decir que el sexo del niño no está «acabado». Por consiguiente, la intervención quirúrgica se hace bajo el amparo de llevar a término las «intenciones» de la naturaleza. Cuando asistimos al primer encuentro entre el cirujano y les padres de une niñe de tres días de edad, constatamos que el médico hablaba efectivamente de «malformaciones», pero todavía usaba un conjunto de términos muy «técnicos», para explicar a les padres los exámenes que estaban en curso, así como la necesidad (tal como presentaba la situación), y las modalidades, de una intervención quirúrgica. Cuando nosotros mismos comenzamos nuestra investigación hace varios meses, nos resultó difícil seguir el hilo del discurso del cirujano. Es muy probable que ellos no hayan entendido las palabras del cirujano. Estos términos tan técnicos ponían al cirujano en una posición de experto. Por otra parte, este lenguaje sabio, mezclado con un lenguaje común (el de la «malformación» a «corregir»), participaba en la creación de una relación de fuerzas frente a la decisión que debía tomarse en relación con una operación quirúrgica. En este sentido, nos parece interesante establecer aquí el vínculo con los trabajos de S. Fainzang (2006), que analiza la relación terapéutica y más exactamente las modalidades de intercambio de la información en el marco de esta «relación médicos-enfermos». El antropólogo muestra que los médicos tienden a dar información más o menos fragmentaria y «falsa» a los pacientes.

6) A partir del momento en que el diagnóstico es planteado, se siguen tratamientos hormonales desde pocos días después del nacimiento. Si los médicos consideran necesaria una intervención quirúrgica (lo más a menudo cuando le niñe es asignade «niña»), se cita a los padres, antes de salir del hospital con su hije, a los dos o tres meses siguientes con el cirujano. Esta consulta será entonces el momento de acordar una fecha para una intervención quirúrgica. Ésta se realiza generalmente en torno a los 9 meses de le niñe.

7) A menudo, otras operaciones tienen lugar después, en los primeros años de vida, en la pubertad, pero todavía en la edad adulta.

II) CRITERIOS CONCERNIENTES A LA ATRIBUCIÓN DE UN SEXO A. MECANISMOS DE DECISIÓN

Los médicos observan la siguiente regla: «Las hembras genéticas deben ser criadas siempre como niñas, preservando así su potencial reproductivo, cualquiera sea el nivel de virilización de los pacientes. En cambio, en el macho genético, el género asignado se basa en la anatomía del niñe, esencialmente en el tamaño del falo». Los médicos favorecen dos evaluaciones funcionales del tamaño adecuado de un falo. Los niños deben poder orinar de pie y, por tanto, «sentirse normales» en los concursos para saber quién orina más lejos; y los hombres adultos necesitan un pene lo suficientemente largo para la penetración vaginal durante la relación sexual. ¿Qué tamaño debe tener el órgano para cumplir estas funciones y entrar en la definición del pene? En un estudio de 100 niñes recién nacides, los penes oscilaban entre 2,9 cm y 4,5 cm. Donahoe y sus colegas expresaban su preocupación ante un falo de 2 cm, y un falo de 1,5 cm de largo y 0,7 cm termina por ser asignado al género femenino.

Al parecer, en la mayor parte de las situaciones, les recién nacides intersex son asignades «niñas». En este caso, las operaciones quirúrgicas son casi sistemáticas. Cuando el recién nacide es asignado «varón», las intervenciones quirúrgicas no son sistemáticas. Estas pueden tener lugar en el caso que el órgano genital del niño presente hipospadias* (el pene está curvado y el orificio urinario puede estar situado por debajo de este): en este caso, el cirujano altera la forma del pene y crea otra trayectoria del meato urinario. (El cirujano practica operaciones quirúrgicas sobre hipospadias cada semana).

B. LA INCIDENCIA DE LAS NORMAS DE GÉNERO

Los médicos hablan de «hipo-virilización» y «hiper-virilización». Este modo de conceptualización «virilo-centrada» está fuertemente vinculada a una clasificación de les recién nacides intersex a la «escala de Prader» (creada en 1954), utilizada como una herramienta de «diagnóstico». Se trata de una escala de clasificación de los individuos en función del aspecto de los genitales, concebidos según fases de desarrollo, desde le «menos viril» (fase 1) hasta le «más viril» (etapa 5).

En el curso de las entrevistas los discursos de nuestros interlocutores han hecho aparecer expectativas sobre el aspecto y la «funcionalidad» de los órganos genitales, que corresponden en su lógica a expectativas relativas a categorías sociales de «muchachas» y de «muchachos». En este sentido, el niño debe tener un pene de tamaño que se considere adecuado. En el mejor de los casos, la niña debe poder ser fértil, al menos tener genitales internos que permitan a la edad adulta tener relaciones sexuales con penetración por la vagina.

Kessler (1998), en su estudio sobre la atención médica de la intersexualidad, señala que uno de los criterios principales para la asignación de un sexo y la evaluación de las cirugías en particular es in fine una heterosexualidad «exitosa». Desde los trabajos de Kessler, todos los estudios realizados sobre el tema han señalado también que los tratamientos hormonales-quirúrgicos seguían el objetivo de que estos recién nacides una vez «adultos» se identifican con un tipo de sexualidad que se considera aceptable.


Lien vers le texte original en langue française du site web Témoignages et Savoirs Intersexes (cliquer sur l’image sous-jacente) / Enlace al texto original en lengua francesa del sitio web Témoignages et savoirs intersexes (cliquear sobre la imagen subyacente)


Categories: Actualidades legales en DDHH: Francia, Biopolíticas, acciones sociomédicas sobre personas intersex... y debates, Textos sobre intersexualidadTags: , , , ,

Deja un comentario