Vídeos. Testimonio de Jhony, adolescente intersex: un «guevedoce» para su cultura. República Dominicana. (2015 – 2016)

En el extremo sur de la República Dominicana, en la provincia de Barahona, ya no en el «paraíso» de playas del sudoeste, sino en la geografía más austral de esta provincia, en la ciudad del mismo nombre, en el barrio Las Salinas -lugar donde no llegan las deidades económicas del turismo- allí, desde tiempos difíciles de estimar, incluso desde la tradición oral, en el cuerpo de algunas niñas, pues así se las registra de acuerdo a sus características sexuales, alrededor de los 12 años comienzan a desarrollarse pene y testículos. Para la cultura del lugar, son niñas que a esa edad se «transforman» en niños, y conocidos en la zona como Guevedoces, que no tienen problemas de salud, y pueden seguir conservando, si así lo quieren, sus nombres registrales de mujer, sin ser excluidos por la comunidad, según dice la tradición y muestran sus relaciones sociales, aunque cierta discriminación flote en el ambiente.

Si bien este «descubrimiento» lo hace masivo la BBC en 2015, «(…) la primera persona en investigar qué ocurría con los guevedoces fue Julianne Imperato-McGinley, de la Universidad de Medicina de Cornell en Nueva York. Llegó a República Dominicana en los ’70 y se propuso comprobar si lo que decían era verdad: en efecto, había “niñas” que de repente se convertían en “niños” Lo que descubrió Imperato-McGinley es que los guevedoces tienen [cariotipo XY] la   deficiencia de una enzima conocida como 5-alfa reductasa, que normalmente convierte la testosterona en dihidrotestosterona. Esta condición, muy poco común, parece una deficiencia genética que se da en especial en la provincia de Barahona, en el sur de República Dominicana (Fuente muhimu)». Estás investigaciones no fueron sin la crueldad médica, por ejemplo, de biopsias testiculares.

No está en nuestro ánimo, ni apuesta, hacer una descripción de cómo se juega la disminución de esta enzima, ni la «fisiopatología / patología» que la medicina le otorga, patologizando de esa manera no sólo a la reducción de esta enzima, sino por extensión a las personas intersex, más aún, en tanto no trae problemas de salud. Sí, poner de manifiesto que tanto la disminución enzimática en estos cuerpos de la 5-alfa reductasa como sus correlatos físicos genitales y gonadales, no son patologías, ni trastornos, ni enfermedades, sino, variaciones de la producción de esta enzima, y las variaciones genitales y gonadales, por fuera de un promedio estadístico normativo binario y endosexista.

Y esto se muestra en los documentales de Zona 5, programa del canal 5 de Telemicro, de la República Dominicana (un multimedio de este país), que como podrán escuchar en el vídeo, entre los testimonios de Johny, que fue educado como una niña porque no tenía testículos ni pene visibles y sólo cuando llegó su pubertad le creció el pene y descendieron sus testículos, una voz en off utiliza sistemáticamente términos patologizantes: alteración, enfermedad, mal, deformación,problema entre otras. Es decir, la transmisión de lo patológico de las personas intersex, a través de medios masivos, que informan desde una vertiente patologizante, y así llega a su audiencia. Igual la opinión médica que se da como saber dominante

Por otro lado, no se puede dejar de lado que junto a estas biopolíticas mediáticas de patologización, en pos de regular y controlar desde una hegemonía binaria, se encuentran controles poblacionales múltiples, que como muestra el documental, amplios sectores son afectados con las desigualdades económicas que generan grandes bolsones de pobreza, y su falta de acceso a la educación y salud pública, tal la situación de Barahona. Un ejemplo que por haber pasado el siglo pasado, no deja de ser paradigmático: la dictadura de Trujillo durante 30 años hasta comienzos de la década de 1960 y los capitales que fueron -y son- expatriados a EEUU.

Antes de pasar a los vídeos, compartimos dos enlaces respecto de la discriminación actual hacia las comunidades LGTBI en República Dominicana, con un informe y un comunicado (cliquear sobre los respectivos nombres de las organizaciones):

1- informe de inicios del año 2018 de la CIDH,

2- Comunicado de fines de 2018, de la Plataforma Regional de América Latina y el Caribe

Agradecemos al programa Zona 5, del canal 5 de Telemicro multimedios, por poder compartir estos dos videos (subidos a YouTube el 14 de octubre de 2015 y 2 de febrero de 2016), que si bien repiten algunas secuencias son, en parte, de tiempos y momentos distintos en la vida de Jhony (Felicita Ramírez, su nombre registral)

Disponemos de un un documental de la BBC, muy biologicista, y no posteamos, en tanto los documentales de Zona 5, presentan este testimonio -aún con su voz en off patologizando- la perspectiva intersex que trae Jhony, su madre y la decisión de vida elegida por él: la cirugía por el pedida. Aunque al escuchar el decir médico del centro de salud de Barahona, o quienes luego lo operaron, muestran la cirugía como una solución. Lo cual presenta la diferencia entre cirugías mutilantes de órganos genitales de bebés y niñes intersex desde una perspectiva biologizante y «curativa» con la que acuerda la multiplicidad sociomédica, incluidos los medios de información, que la impulsan, y la decisión informada y consentida de una persona intersex. No sólo en la República Dominicana, claro está.

Especialmente en el primer vídeo, hay breves pinceladas de dos niñes intersex, Carlos y Diego, sin escucharles a elles, se presentan.

(Ambos vídeos hablados en español)

Derechos Humanos Intersex

Categories: Interseccionalidad, Intersecciones, Testimonio familiares de bebés y niñes intersex, Testimonios de personas intersex, Videos sobre intersexualidad, Videos: testimonios de personas intersexTags: , , , ,

Deja un comentario